martes 01 de septiembre del 2015, 02:52 AM    
Home > Juan Antonio Rosado

El otrocidio

Para las civilizaciones que en la antigüedad y aún hoy han deseado partir en su beneficio la mayoría de ese inmenso pastel llamado mundo, el otro o la otredad jamás han existido ni existirán.

Dos vías del art

A menudo se ha insistido en las dos vías generales de desarrollo de una obra de arte. Ambas pueden percibirse de modo alternativo en un artista individual o en una tendencia evidentemente colectiva o grupal.

La soberbia de los teóricos

En algún lugar de su obra, escribe Alfonso Reyes: “La soberbia es casi otro nombre de la filosofía: yo me forjo una idea a priori de la realidad y comienzo por establecer que es la única idea legítima. Luego, si la realidad no la cumple, trato a puntapiés a la realidad”.

Amor y erotismo

El interés en el amor y en el erotismo radica en que se trata de fenómenos culturales y, como decía Terencio, “Hombre soy, nada humano me es ajeno”.

Rescate de un compositor mexicano

Recientemente, gracias al esfuerzo de la compositora e investigadora Lucía Álvarez, y a la Escuela Nacional (ahora Facultad) de Música de la UNAM, aparecieron quince partituras, un disco compacto doble y el Catálogo de la obra musical de Juan Antonio Rosado Rodríguez (1922-1993), compositor puertorriqueño que radicó en México desde 1948 hasta su muerte.

La piel acerba

Desde el siglo XIX, la novela política en México ha desempeñado una función preponderantemente crítica. Caricaturización, hipérbole, intriga, suspenso, cinismo e ironía se vinculan a las altas esferas del poder.

Altamirano y E.T.A. Hoffmann

Acaba de aparecer en España (en la UNED) mi edición crítica y anotada de Clemencia y El Zarco, dos obras magistrales de Ignacio Manuel Altamirano. Aquí me centraré en el pasaje que pone en marcha la narración de la primera obra, a fin de develar un detalle que hasta hoy ha permanecido casi desapercibido.

Altamirano y la verosimilitud

Ignacio Manuel Altamirano fue excepcional porque, por un lado, a pesar de su prurito nacionalista, recomendó la lectura de los clásicos y de los grandes autores de la tradición occidental e hispanoamericana (Cervantes, Victor Hugo, Fenimore Cooper, E.T.A.

Perdedores, exitosos y ninguneados

Es cada vez más común en el mundo de los adultos (y no ya sólo en el infantil) escuchar el concepto de “competencia”, que encierra la idea: “El pez grande se come al chico”, y la maquiavélica fórmula: “El fin justifica los medios” (o como diría Karlheinz Deschner al referirse a la Iglesia Católica: “El fin santifica los medios”).

A 100 años de Visión de Anáhuac

Madrid, 1915. Alfonso Reyes, Jesús T. Acevedo y Martín Luis Guzmán compartían un edificio en la calle de Torrijos. Dos obras claves se generan allí ese año: La querella de México, de Guzmán, y Visión de Anáhuac, de Reyes, donde se concilian el erudito y el artista.
1 2 3 18