viernes 22 de mayo del 2015, 11:11 PM    
Home > Juan Antonio Rosado

Homenaje a Juan García Ponce

En 1994, cuando Juan García Ponce aún vivía, entre otras actividades, yo colaboraba con Armando Pereira para la futura realización del Diccionario de literatura mexicana, siglo XX.

Talleristas fraudulentos o el Club de los Elogios Mutuos

Se han puesto de moda los talleres de creación literaria que, lejos de pretender el trabajo artístico, buscan sugestionar al cliente haciéndole creer que la técnica es un estorbo y que “todos tenemos algo que expresar”, “todos llevamos un mundo en el interior”.

La falsa originalidad

El sujeto es imprescindible: sin él, no podría haber objeto. Lo imposible es el sujeto absoluto, el solipsismo, como también el objeto absoluto.

Escribe, escribano

Por Juan Antonio Rosado
No hay libro que pertenezca a un solo autor. Toda obra se nutre de diversas tradiciones que el autor absorbe de modo inconsciente o indirecto. Si lo anterior es válido para cualquier libro, con mayor razón cuando se trata de una obra colectiva en la que, además del director y del escritor, intervienen aspectos como la animación, el sonido y el dibujo, con gran cantidad de ilustradores y animadores, a fin de que el lector no sólo cuente con un bello libro, sino también con la posibilidad de interactuar en la realidad virtual desde su iPad. Lo anterior ocurre con Escribe, escribano, proyecto dirigido por María Romero que dio como resultado un producto complejo y a la vez lúdico, antisolemne, didáctico y literario. La obra reúne éstas y otras características que sería dilatado exponer. Por ello, me concretaré al aspecto literario, que se despliega con sencillez e imaginación a través del Abecedario lúdico, de José Antonio Lugo.

Edmundo Valadés y el cuento

Hay creadores que, lejos de sentarse en el narcisismo de la creación, promueven, difunden, hacen crítica, recopilan, antologan e investigan, además —por supuesto— de crear. De tal modo, contribuyen por todas las vías a enriquecer el arte; no desdeñan el apoyo a sus colegas ni el rescate de valores olvidados.

Corteza de la otra orilla

En el vasto territorio del poema, se oculta la corteza fónica con sus múltiples e inauditos significantes que no sólo generan melopea; también evocan, invocan y provocan presencias: la música casada con el sentido.

La falsa originalidad

El sujeto es imprescindible: sin él, no podría haber objeto. Lo imposible es el sujeto absoluto, el solipsismo, como también el objeto absoluto. A ningún narcisista le molesta ser enaltecido por su “genio” o su “originalidad”.

Nostalgia de Troya

Durante los sesenta y setenta del siglo pasado se desarrolló en Hispanoamérica una ola de propuestas novedosas, a veces arriesgadas, en el terreno de la novelística de arte. A diferencia de lo que ocurre hoy, el escritor-artista no se contentaba con reproducir esquemas que funcionaran en términos económicos.

Imitar al arte: otra vez Werther

Todo es materia prima del arte, que intenta apresar y transfigurar la realidad, esa fuerza extrarracional constituida de inexorable tiempo. De modos diversos, el arte imita y transforma la realidad, pero ¿qué ocurre cuando la realidad imita al arte, cuando ésta se modifica a partir de una representación, cuando la imaginación se impone para cambiar lo que nos rodea?

Mario Payeras, a 20 años de su muerte

Nacido en Chimaltenango, Guatemala, en 1940, y muerto en la Ciudad de México en enero de 1995, el poeta, narrador y ensayista Mario Payeras padeció durante los años setenta y ochenta los regímenes de terror en su país.
1 2 3 17