Gravedad, de Cuarón

Sección:Cultura en México Fecha:2 noviembre, 2013
A+   A-


Gabriela Cerna Martínez

El más reciente filme de Alfonso Cuarón, Gravity (Gravedad), no deja respirar. Después de un mínimo tiempo de calma y cordialidad al inicio de la película, la trama se vuelve de imparable agitación. Lo que sucede en la pantalla arranca el aliento a los que estamos en las butacas.
La película da inicio a su trama bajo una completa serenidad que sólo parece existir en el Espacio. La doctora Ryan Stone (Sandra Bullock), mientras repara por fuera de la nave un telescopio se da un diálogo de armonía con sus demás compañeros, tanto con los que están dentro como otros dos afuera, cuando todo eso se interrumpe porque les avisan que viene una lluvia de residuos espaciales pero Stone opta por aferrarse a terminar su labor, la que está por concluir. Al darse cuenta el veterano astronauta Matt Kowalsky (George Clooney) que Ryan Stone no obedece la orden la intenta forzar que entre a la nave pero es el preciso instante que la lluvia de objetos ha llegado. Los choques hacen destrucciones a la nave y la doctora Stone, como está amarrada a una pieza grande que se desprende de la nave, sale dando vueltas hasta que logra zafar el cinturón de seguridad pero la inercia la sigue llevando fuera de la vista del principal astronauta hasta que vuelven a tener contacto auditivo. La doctora Stone se está quedando sin oxígeno pero Kowalsky irá por ella para llevarla de regreso. Sólo quedan con vida ellos dos y la nave está destruida. El oxígeno está llegando a puntos límite pero tienen a la vista otra nave, una rusa, y después una china, en la que pueden reabastecerse pero no podrán cumplir el objetivo los dos sobrevivientes.
Gravity, escrita por Cuarón y su hijo Jonás, cumple con todo el sabor de la ciencia ficción y con los claros tintes hollywoodenses pues el personaje principal que encarna Bullock es novata en el espacio, no atendió la orden principal y desconoce muchas operaciones de las naves pero es la que tiene que enfrentarse a todo: mueren casi todos, la nave destruida, sin oxígeno, luego el comandante “se va”… pero una película maravillosa por lo que nos hace sentir, imaginar y creer. Y que vale mucho la pena verla en la pantalla grande.

Sección:Cultura en México Etiquetas: