A 50 años del asesinato de Kennedy

Sección:Cultura en México Fecha:4 mayo, 2013
A+   A-


Jaime Luis Albores Téllez

En el Newseum de Washington desde el mes de abril del presente hasta enero del próximo año se presenta una muestra que recoge objetos relacionados con aquel día veintidós de noviembre de 1963, se muestra la cobertura informativa de los medios de Estados Unidos, y se lleva a cabo una muestra de fotografías de la familia Kennedy recuperadas después del derrumbe de las Torres Gemelas. Y para completar el homenaje que hace el Newseum al 50 aniversario de la muerte de John Fitzgerarld Kennedy (JFK), se dará a conocer el filme Un millar de días, en el que se puede ver parte de la vida familiar de los Kennedy durante su periodo en la Casa Blanca.
Esta exposición también remarca un hecho en la historia del periodismo, ya que ese veintidós de noviembre se filmó por primera vez un asesinato con lujo de detalle al captar la cámara la imagen en la que Kennedy caía abatido dentro del coche descapotado en que viajaba con su esposa Jacqueline.
Doy una muestra de algunos aspectos, sobre Abraham Zapruder, que hicieron posible grabar el asesinato, y que selló este hecho periodístico en 1963, los cuales marcaron un antes y un después en los medios de información.
El asesinato de John Fitzgerald Kennedy (JFK)
Abraham Zapruder llega de Rusia Blanca a Estados Unidos y se establece en Dallas, Texas, es un industrial de la confección de ropa femenina que huye del socialismo y busca apoyo del magnate George De Mohrens Childt a través de la esposa de éste: Jeanne Le Gon.
Abraham Zapruder vivió su niñez y parte de su juventud en Bielorrusia o Rusia Blanca, una región pantanosa y selvática, donde la principal industria es maderera. La conoció en una fiesta, de tantas, organizada por la propia Jeanne Le Gon y en poco tiempo compartieron el gusto por el cine y la industria del modismo; se hicieron amantes y hasta estuvieron a punto de casarse, pero los problemas políticos y económicos que había en Rusia los separaron. Ella huye a Estados Unidos dos años antes que Zapruder, su padre había muerto y temía perder su negocio que le generaba grandes ganancias, él (Zapruder) casi sin dinero y a punto de caer en la cárcel, por las deudas impagables al quebrar su negocio de confección de ropa femenina, escapa apoyado por su amante, quien le manda una buena cantidad de dinero que usa para pagar algunas deudas y viajar a Estados Unidos.
En 1941, empieza a trabajar en Dallas para la industria de la confección con su ex amante Jeanne, quien le confiesa que ya es novia de Geroge D. Mohrens, quien a la vez es socio de Hechos de Cine en Nueva York, una compañía de producción cinematográfica de un familiar, el barón Maydell. El magnate Mohrens en ese tiempo hace una película documental sobre los combatientes de la resistencia en Polonia. Al principio cuando Zapruder se entera que Jeanne tiene un amorío con el magnate, toma la decisión de irse a Boston, pero ella
—todavía enamorada— lo convence de quedarse en Texas, al decirle que Mohrens puede ayudarle a lograr sus sueños de filmar una película. Lo lleva al estudio cinematográfico, donde puede recorrer el escenario, set, el plató, ver el decorado, el fondo, la cámara, el fotómetro, el carro guía, la batería de focos, la pantalla reflectora, la furgoneta del sonido y el equipo electrógeno. Abraham Zapruder empieza a creer que sus sueños de hacer una película o varias están a punto de hacerse realidad. Esa noche se reconcilian como amantes. Dieciocho años después (1959) se separan como socios de la industria de la confección cuando Jeanne, embarazada de Zapruder, decide casarse con el magnate. Un año después Abraham Z. contando con un gran capital funda su propia compañía de ropa para mujer. Mohrens sospecha que el hijo de Jeanne puede ser del modisto. El barón Maydell le cuenta que vio cierta cercanía, abrazos y besos, entre ambos desde la primera vez que visitaron el cinematógrafo
—hace dieciocho años— y que casi está seguro que hicieron el amor aquella vez en la furgoneta del sonido, cuando ya se habían retirado el jefe de producción y el ingeniero.
En abril de1963 el magnate Mohrens se entera —por conocidos que tiene en el FBI— que existe un complot para asesinar al presidente Kennedy y a la vez busca implicar a Abraham Zapruder para vengarse de los amoríos que tuvo con su esposa, ya que sabe que es amigo de Lee Harvey Oswald —único inculpado del asesinato de JFK— un ex marino que había vivido en Rusia. Mohrens por el mes de agosto del mismo año se entera que el modisto cambia sus oficinas justo por donde hará el recorrido el presidente, pasando por el Dal-Tex Building, en la Plaza Dealy, muy próximo al Texas School Book Depositary, edificio desde donde se hicieron los disparos.
En septiembre del mismo año, el magnate y su esposa tienen un gran pleito, cuando ella escucha hablar por teléfono a Mohrens con Lee Harvey Oswald y darse cuenta que quieren implicar al modisto en el complot. Jeanne avisa a Zapruder (el modisto) de lo sucedido en su casa y de lo que piensan hacer. Él contesta que no debe preocuparse, que siempre ha estado al tanto de todo y que tiene un plan para escapar de cualquier calumnia. Y que lo hará a través de una película.
El 22 de noviembre de 1963, Zapruder filma la caravana del presidente Kennedy a través de una cámara Bell & Howell (8mm) de color. Y logra captar, en dieciocho segundos, exactamente cuando JFK es impactado por las balas. El magnate conocedor de lo que iba hacer el modisto, cuando escuchó lo que su mujer hablaba con él, del asesinato, decidió comunicarse por teléfono con Richard Stolley, entonces editor de la revista Life, para decirle que un tal Zapruder filmó el asesinato del presidente, que lo buscara en el barrio donde ocurrieron los disparos, que allí era muy conocido. Y sin decir más terminó la llamada.
Richard Stolley localizó a Abraham Zapruder y ofreció por la película cincuenta mil dólares, pero cuando la vio, amplió la compra por ciento cincuenta mil dólares para hacerse con todos los derechos de explotación.
Siete años después, el 30 de agosto de 1970, muere Abraham Zapruder rodeado de películas que filmaba a diario en su casa y en una de ellas se puede escuchar lo siguiente: “Hoy he dicho en mi declaración que la posición del asesino estaba detrás de mí”.
Quien esté interesado en esta parte o hecho periodístico de la historia podrá ver la exposición próximamente en la página de Internet del Newseum de Washington.

Sección:Cultura en México Etiquetas: