La banda presidencial es un símbolo; la toma de poder, un acto político

Sección:Portada, Reporteros Fecha:31 agosto, 2012
A+   A-


Entrevista a Alfredo Ríos Camarena/Profesor universitario y abogado constitucionalista

Nora Rodríguez Aceves

Será Jesús Murillo Karam, diputado federal del PRI, quien entregue la banda presidencial al próximo primer mandatario de la república, ya que el priista fue electo como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados para el primer año del ejercicio constitucional que se iniciará a partir del 1 de septiembre.

Protocolo

La transmisión del Poder Ejecutivo federal: Felipe Calderón se quita la banda presidencial y la entrega a Jesús Murillo Karam, para que éste se la entregue en sus manos a Enrique Peña Nieto y él se la coloque por sí mismo.

Así lo señala la Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacional en su artículo 37: “En la ceremonia de transmisión del Poder Ejecutivo Federal, una vez que el Presidente entrante haya rendido la protesta constitucional, el saliente entregará la banda al presidente del Congreso de la Unión, quien la podrá en manos del Presidente de la República para que éste se la coloque a sí mismo”.

La ley indica que la banda presidencial constituye una forma de presentación de la bandera nacional y es emblema del Poder Ejecutivo federal, por lo que sólo podrá ser portada por el Presidente de la República.

Además, de acuerdo al artículo 35 de la Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacional,  el primer mandatario de la república portará la  banda presidencial en las ceremonias oficiales de mayor solemnidad, pero tendrá obligación de llevarla: 1) En la transmisión del Poder Ejecutivo federal; 2) Al rendir anualmente su informe ante el Congreso de la Unión (Fracción reforma DOF 09-01-1991;  3) En la conmemoración del Grito de Dolores, la noche del 15 de septiembre, y 4) al recibir las cartas credenciales de los embajadores y ministros acreditados ante el gobierno mexicano.

En este sentido, para Alfredo Ríos Camarena, militante del PRI, profesor universitario y abogado constitucionalista, el significado de la banda presidencial “es meramente simbólico, sin embargo, hay una ley que regula los símbolos nacionales, que habla por supuesto de la banda presidencial; le puedo relatar que en la pasada legislatura hicimos una reforma porque estaban al revés los colores y ahora ya se pusieron como debían estar, pero en el fondo se trata más que nada de un simbolismo que representa la unidad de la república, la unidad de los mexicanos en torno a sus instituciones y por supuesto a los ideales de la patria”.

Este acto de transmisión del Poder Ejecutivo federal se lleva a cabo en la sesión de Congreso General del 1° de diciembre, en la que el candidato triunfador rendirá protesta como Presidente Constitucional de México.

Para el exlegislador del PRI, “la ceremonia de toma de posesión de acuerdo, con la Constitución general de la República, implica la presencia del Ejecutivo federal ante el Congreso para protestar el cargo. Hace seis años, el presidente Calderón asistió, pero realmente había un operativo montado por los diputados y los legisladores de izquierda, del PRD,  del PT, para evitar su presencia en la Cámara, y lo que detonó la posibilidad de que se diera esta toma de protesta fue la actitud responsable de los diputados priistas que ese día asistimos a la Cámara levantando pequeñas banderas nacionales, esto fue la pauta que detonó la posibilidad de la gobernabilidad en el país”.

Hace seis años

Sobre este tema, Amando Basurto Salazar, maestro en estudios en relaciones internacionales por la UNAM, escribía en su artículo “La crisis simbólica del cambio de poder”, publicado el 4 de diciembre de 2006 en el portal de Internet Alterinfos América Latina, que “por momentos pareciera que la importancia de las formas y el fondo de lo político se ha perdido. Que no importa si la toma de protesta del Presidente se realiza frente a un foro tumultuoso y tumultuario. Como si las formas fuesen irrelevantes; relegadas simplemente al «protocolo». Sin embargo, el simbolismo que rodea al traspaso de poderes es políticamente fundamental”.

Basurto Salazar explica que la “intención de la bancada del PRD de obstruir la toma de protesta en el recinto parlamentario parecía tener el sentido de imponer sobre el nuevo gobierno un estigma mayor de ilegitimidad. Lo que explica también la intención de la bancada del PAN de defender a toda costa el hecho de que la toma de protesta se llevara en el mismo recinto. Pero la importancia de la formalidad del paso de poder presidencial de manos de uno a otro, por salvoconducto del presidente de la Cámara de Diputados no parece (y menos pareció a Vicente Fox) de relevancia alguna”.

“No se debe, sin embargo —agrega—, perder de vista que la intermediación del presidente de la Cámara es un acto republicano fundamental. La importancia reside en que la entrega del poder presidencial no se realiza de presidente a presidente sino por medio de manos de la representación popular”.

En su artículo, Basurto Salazar recuerda que “a la media noche entre el último día de noviembre y el primero de diciembre, el Presidente traspasó el poder por medio del Ejército, en una cena privada (aunque publicitada) en la residencia oficial de Los Pinos. Esta es también una expresión pura de lo que sucedió en los seis años que gobernó Fox; especialmente con respeto al enorme descuido sobre las formas de la investidura presidencial. El traspaso de poderes se realiza con una bandera y ya no con la banda presidencial. Esto quiere decir que lo que Vicente Fox llevó a la Cámara de Diputados no era, esa sí, sino un trapito tricolor. El poder que se supone ésta simboliza ya estaba en manos de Calderón y la ceremonia se vuelve un ridículo republicano. Además, siempre hay que tener en mente lo que puede implicar que el paso de poder presidencial pase por manos de cualquier miembro del fuero militar…”

Frente a este escenario, el especialista en relaciones internacionales, va más allá y advierte: “reconsiderar, pues, que las formas simbólicas en las que el poder político en México se ejerce tiene mayor relevancia que la de ser una formalidad protocolaria, también debe significar aceptar aquello que simbolizan. Si no es así, los símbolos de poder son simplemente condenados al vacío de la inocua solemnidad”.

Una vacilada 

El pasaje sobre la toma de protesta de Calderón en 2006 lo recuerda el también colaborador de Siempre!, Ríos Camarena: “El día anterior al primero de diciembre se hizo una ceremonia, cuando menos menciono yo, extraña, porque no tenía ninguna significación, ningún valor, puesto que quien tiene que ser  el testimonio de esta ceremonia o cuando menos en ese momento, porque ya dije que ya hubo una reforma constitucional, pero en ese momento el testimonio para entregar la banda presidencial y asumir plenamente y protestar  cumplir la Constitución y hacerla guardar corresponde al Congreso, pero el presidente Fox hizo una pequeña ceremonia, sin mayor significado, en Los Pinos y ahí le entregó la banda al presidente electo Calderón, desde luego rompiendo todo protocolo y toda forma  constitucional; eso fue una vacilada”.

Por eso, comenta Ríos Camarena a Siempre!,  después de esto que sucedió en 2006,  “ya en esta Legislatura LXII al parecer hay una nueva reforma constitucional que permite que el presidente de la república tome protesta frente a la Suprema Corte o frente a la directiva de la Cámara en un lugar, inclusive, distinto al escenario de San Lázaro, es decir, ha habido una reforma reciente, dado que las condiciones que se dieron hace seis años fueron muy complicadas, en esta próxima toma de protesta, que seguramente será el presidente electo Peña Nieto, habrá problemas y riesgos; sin embargo, lo que se está viendo en este momento es que la bancadas de ambas cámaras están teniendo reuniones que ya están permitiendo suponer que habrá plena tranquilidad en el Congreso”.

No obstante, agrega, “en la calle se siguen moviendo factores y grupos de presión política como el sindicato de electricistas, como la gente de Atenco, como el grupo 132, que pudieran intentar quizá desde afuera impedir la toma de protesta. Mi opinión personal es que no sucederá esto, que gracias a la inteligencia política de todos los partidos será aceptado finalmente el fallo, que además es inapelable. El Tribunal Electoral determinará, no tengo la menor duda, el triunfo de Enrique Peña  Nieto”.

Nuevas normas

Cabe mencionar que para evitar un escenario como el que se vivió en la toma de protesta de Felipe Calderón, el pasado 18 de julio, el senador José González Morfín, presidente de la Comisión Permanente, formuló la declaratoria de validez a los cambios constitucionales en materia de reforma política.

Entre los artículos que se modificaron está el 87 que indica que “si por cualquier circunstancia el Presidente no pudiese rendir la protesta en los términos del párrafo anterior (ante el pleno del Congreso), lo hará de inmediato ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión. En caso de que el Presidente no pudiera rendir protesta ante el Congreso de la Unión, ante la Comisión Permanente o ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión, lo hará de inmediato ante el presidente de la Suprema Corte de Justicia”.

Ríos Camarena advierte que no hay que confundir “el respeto a la bandera y a los símbolos patrios, que es parte de la cultura cívica de la nación y que todos mantenemos sin la menor duda, independientemente de nuestra filiación  político e ideológica, con la simple toma de poder que esa tiene un significado profundamente político y de gran importancia, por supuesto, pero son dos cosas distintas, diferentes, yo no creo que se le falte el respeto a los símbolos patrios en esta ceremonia,  porque, en esta ceremonia, lo que se está discutiendo son los problemas poselectorales, cuando menos hablo de hace seis años que se dieron y con mucha razón se dieron además”.

Qué es la banda presidencial

“Sí —afirma— los partidos de izquierda querían  evitar la toma de protesta y finalmente no se logró, pero yo sí haría una franca diferencia entre el respeto a los símbolos patrios y la ceremonia de toma de protesta que tienen que ver con las pugnas internas entre los partidos políticos”.

A diferencia de Basurto —que opina que hay una crisis simbólica en la ceremonia solemne del cambio de poder presidencial—, Ríos Camarena afirma: “No, más bien estamos en una crisis grave de la nación por la desigualdad, por la rapiña, por la corrupción, por la desesperanza del pueblo de México, pero a pesar de eso, que es un tema central, los símbolos patrios están resguardados por todo el pueblo de México, independientemente que algunos políticos no lo hagan”.

De acuerdo a Wikipedia, “la banda presidencial es una banda de tela llevada por numerosos presidentes del mundo. En general se utiliza en Latinoamérica, Europa y Canadá”.

Además, señala que “la banda es un símbolo de autoridad y continuidad presidencial, y sólo es utilizada por el presidente en el cargo. Cuando el presidente termina su mandato, le entrega la banda presidencial a su sucesor como parte de la ceremonia de cambio de mando. En Latinoamérica, la usan los presidentes de todas las repúblicas, en especial en sus tratos oficiales”.

Wikipedia señala que “es posible que el origen de las bandas sean las que lucían los gobernadores españoles como parte de sus condecoraciones, que eran de color blanco y azul, como es el caso de la banda bicolor de la Orden de Carlos III que lucían virreyes y presidentes de las reales audiencias españolas. Las bandas españolas medían solamente 10 centímetros de ancho”.

En México, el artículo 34 de la Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacional dice que “la banda presidencial constituye una forma de presentación de la Bandera Nacional y es emplea del Poder Ejecutivo Federal, por lo que sólo podrá ser portada por el Presidente de la República, y tendrá los colores de la Bandera Nacional en franjas de igual anchura colocadas longitudinalmente, correspondiendo el color rojo a la franja superior. Llevará el Escudo Nacional sobre los tres colores, bordado en hilo dorado, a la altura del pecho del portador, y los extremos de la banda rematarán con un fleco dorado”.

Sección:Portada, Reporteros Etiquetas:  
  • http://twitter.com/erikavazquez08 erikavazquez

    O SEA QUE LAS INFULAS PREÑADAS DE VALEMADRISMO, AL PASARSE ARBITRARIA Y FLAGRANTEMENTE LO QUE MARCA EL ARTICULO 34 DE LA LEY SOBRE EL ESCUDO, LA BANDERA Y EL HIMNO NACIONAL LOS EXPRESIDENTES, RUIZ CORTINES, LOPEZ MATEOS, DIAZ ORDAZ, LUIS ECHEVARRIA, LOPEZ PORTILLO, MIGUEL DE LA MADRID, CARLOS SALINAS, VICENTE FOX Y FELIPE CALDERON; ESTE ULTIMO 4 AÑOS, SE UFANARON DE PASARSE ESTA LEY POR LOS… Y COMO SE LES ANTOJO FRENTE AL PUEBLO DE MEXICO CON TODAS LAS AGRAVANTES, Y CON TODA IRREVERENCIA Y FALTA DE RESPETO A NUESTRO SIMBOLO PATRIO, PORTARON LA BANDA PRESIDENCIAL AL REVES, HASTA QUE ALGUN DIPUDADETE SE ACALORO Y PIDIO COMPAÑIA PARA QUE SE DIERAN CUENTA DE ESTE CRASO ERROR ( O SEA 54 AÑOS PORTANDO LA BANDA PRESIDENCIAL AL REVES…) PREGUNTA, ESTARA TIPIFICADO LA VIOLACION DE ESTA LEY?

  • http://twitter.com/erikavazquez08 erikavazquez

    ¡NO! SI PARA RECIPROCIDADES SOLO MEXICO, SEGUN QUIEN O QUIENES INTERVIENEN EN ESTE ARTICULO MENCIONAN QUE UNA “X” LEGISLATURA LEGISLO EL CAMBIO (CUAL CAMBIO?) DEL ORDEN DE LOS COLORES (ESTA LEY YA EXISTIA) ESTA LEY ORDENA EL USO DE LOS COLORES Y EL AGUILA DE LA SIGUIENTE FORMA, “EL VERDE A LA IZQUIERDA EL BLANCO AL CENTRO, EL ROJO A LA DERECHA Y EL PICO DEL AGUILA APUNTANDO HACIA EL VERDE (CUAL CAMBIO?) ESTE CALDERON SE UFANA DE SEGUIR TRANSGREDIENDO LA LEY AL PORTAR (BIEN EL ORDEN DE LOS COLORES, PERO EL PICO DEL AGUILA NO DEBE APUNTAR AL ROJO…) VIVA MEXICO CA…