Se imponen religión y política en el debate sobre el aborto

Sección:Portada, Reporteros Fecha:2 octubre, 2011
A+   A-


Entrevista a Rosaura Ruiz Gutiérrez/Directora de la Facultad de Ciencias de la UNAM

Por Antonio Cerda Ardura

Religión y política mantienen retardada la laicidad del Estado mexicano, tal como se demostró esta semana con el debate sobre las leyes antiaborto realizado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (la Corte), en donde el criterio científico fue relegado.

Así lo manifiesta, en entrevista con Siempre!, la bióloga Rosaura Ruiz Gutiérrez, directora de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Es sencillamente una aberración que en un país laico como México se estén utilizando argumentos religiosos sin decirlo”, afirma la experta en teorías evolutivas, que ha abordado desde las perspectivas científica, histórica y filosófica.

Rosaura Ruiz añade que es un error que el presidente de la república haya participado en este debate, por demás politizado, ya que lo hizo defendiendo sus principios religiosos, lo cual tendría que haber hecho de forma privada.

Células vivas

Doctora, desde el aspecto bioético, ¿hasta que momento se permite o no está prohibida la interrupción de un embarazo?

En el aspecto biológico, me parece muy grave que en este llamado siglo del conocimiento no se tome en cuenta el conocimiento científico. En esta discusión sobre el aborto se debería reflexionar sobre lo que los científicos o la ciencia han avanzado con respecto al entendimiento de la vida. Por ejemplo: si algunos de los ministros se preguntan cuándo comienza la vida, bueno, científicamente se sabe que la vida empieza desde el espermatozoide y el óvulo. Ambas son células y están vivas, de manera que cuando se unen y forman una nueva célula, un cigoto; ese cigoto también está vivo. Es decir, la vida ya es desde antes de que haya fecundación. La célula sexual femenina y la masculina están vivas, por lo que es una aberración decir que se va a garantizar el derecho de un ser vivo, en este caso, de un cigoto. ¿No se debería garantizar también entonces el de las células anteriores? Con esa definición algunos sectores se meten en problemas porque no toman en cuenta el conocimiento científico. Y mi preocupación es que hay quienes sostienen aberraciones como el señalar que si se protege la vida se tiene que proteger a espermatozoides y a óvulos, lo cual tendría consecuencias tremendas.

La siguiente discusión, la que debería ser en términos científicos, es definir cuándo empieza la vida de una persona.

Se ha dicho que la vida comienza cuando un ser es capaz de sentir.

¿Cuándo se empieza a ser persona? Ahí esta el problema. De ninguna manera se puede decir que una célula, a partir de la fusión de espermatozoide y óvulo, sea una persona. Todas las células de nuestro cuerpo tienen un genoma, uno particular, incluso distinto al original, porque en todas las células hay mutaciones. Señalo esto porque se ha argumentado, desde puntos de vista religiosos, que cuando se da esta fusión ya hablamos de un genoma nuevo, de un genoma producto de una célula de un hombre y de una célula de una mujer. Eso lo quieren utilizar. Pero todas las células de un cuerpo humano tienen diferencias. Tendríamos entonces que proteger a cada una de ellas.

Quiero mostrar con esto cómo se cae en aberraciones al tratar de utilizar una idea religiosa tratándola de hacer pasar por una idea científica. Ese es mi punto. Decir que un cigoto, producto de la fusión de las células sexuales, es una persona, es hablar de un criterio religioso, no de una concepción científica, y eso es lo que a mí me parece terriblemente mal. Es sencillamente una aberración que en un país laico como México se estén utilizando argumentos religiosos sin decirlo. Si alguien sostiene que una célula como la que estamos definiendo es una persona, es sólo a través o a la luz de una concepción religiosa, pero no científica. Somos producto de un proceso natural y no hay nada especial que pueda hacer que a esa célula se le denomine persona y se le den derechos humanos que estarían por encima del derecho de la mujer. En ese caso, la mujer embarazada tendría menos derechos que una célula, porque una persona con principios religiosos está definiendo que esa célula es una persona.

 

Derecho a decidir

¿Científicamente cuándo podríamos decir que una unión de células ya comienza a ser una persona a la que se le debe dar protección?

Es un tema difícil y los distintos países han tenido también diferentes posiciones. En México, por ejemplo, gente como Ricardo Tapia, un especialista en el tema, un neurobiólogo que se ha dedicado a estudiar esto, dice que se puede hablar de una persona, realmente de un ser humano, no de una célula o un conjunto de células (un embrión), después de las doce semanas de embarazo. De hecho, él cree que es hasta las 16 semanas cuando realmente se empieza a desarrollar el sistema nervioso central y cuando se puede hablar ya de una persona. En la mayor parte del mundo se ha considerado esta idea, que es totalmente aceptable en términos científicos, y la interrupción del embarazo se permite como algo legal antes de ese tiempo, de las doce semanas, como quedó en la legislación del Distrito Federal, o antes de las 16 y hasta las 20 semanas en algunos países. Esto a mí me parece muy racional porque da tiempo de que una mujer pueda decidir el interrumpir o no el embarazo, y analice criterios, por ejemplo, como el que el embrión esté adecuadamente desarrollado, o si hay una herencia genética trastocada o no, en fin… En ese lapso se tiene la posibilidad de una decisión mucho más racional y mucho más basada en lo que la mujer desea. Se ha mencionado, y yo coincido totalmente, que nadie quiere promover el aborto como una forma de anticoncepción. De lo que estamos seguros es debnque muchas mujeres, por más que se cuidan, tienen un nivel de fertilidad muy alto. Aunque se use condón o anticonceptivos, las mujeres pueden embarazarse aun previendo no hacerlo. Así que sería deseable que tengan el derecho de decidir si quieren o no continuar con ese embarazo. Y no hablemos de los casos de niñas, de jovencitas que empiezan su vida sexual muy temprano y que a los trece o catorce años se embarazan ¿Es justo que una niña que no tiene la información o la capacidad de responsabilizarse de un ser humano no pueda decidir, junto con sus padres, la interrupción de un embarazo? ¡Me parece una monstruosidad! Y ni qué decir de la mujer violada.

Tal vez tendríamos que rebasar esa visión “mocha” que existe en México, por llamarlo con un término coloquial.

Yo creo que sí. Desde hace mucho tiempo México ha estado en el momento, y no sé porqué no lo ha hecho, de responder a los problemas de todo tipo de acuerdo a la base del conocimiento. No hablo sólo del conocimiento científico, sino también de lo que usted me preguntaba, de la bioética, la filosofía, la historia… Todo va avanzando, se van entendiendo mucho mejor los procesos sociales, los biológicos, la astronomía, etcétera. Pero en México decidimos sin tomar en cuenta eso. ¿Se llamó acaso a algún médico para explicar a los ministros de la Corte lo que usted me está preguntando? Yo creo que no. ¿Se les preguntó a los biólogos cómo es que se forma un ser humano, cómo ha evolucionado nuestra especie, qué características tenemos y cómo las hemos desarrollado? No. Sencillamente se decide que hay que eliminar un derecho de las mujeres y se permite que en algunos estados se legisle en contra de la posibilidad de interrumpir un embarazo y punto, sin tomar en cuenta el conocimiento en general. ¿Dónde está el conocimiento en la Corte en estos términos? Creo que quienes se oponen a la interrupción del embarazo lo hacen por razones de tipo religioso. Eso no me parece correcto en un país laico que costó muchísimo construir a partir de la guerra de Reforma y que ha ido avanzando con todo y los retrocesos que ha habido en los últimos años. Estas posiciones han sido un reflejo de ese rezago en la laicidad.

Permea la ignorancia

Aquí entra otro elemento, aparte del religioso. Me refiero al elemento político, cuando el propio presidente de la república se involucra en el tema. ¿Qué tanto se daña así este debate?

Se hace un daño enorme. Le pongo el ejemplo de la que pasó con la influenza. Decidimos qué política tener ante la influenza, solamente con base en la ignorancia. Por el rezago en el apoyo a la ciencia, por la falta de organización en el terreno de lo científico, tuvimos que mandar a identificar el virus, que en ese momento estaba provocando muertes, al extranjero. En lugar de haberlo identificado aquí y de que nos diéramos cuenta de inmediato de que no era tan peligroso como se pensó; se paró la economía nacional y perdimos un porcentaje del Producto Interno Bruto. Y así actuamos siempre, con base en el desconocimiento, en lugar de buscar la información adecuada. No estamos en un país en donde se beneficie el desarrollo de la ciencia y la tecnología y se profundice en la educación científica para los niños. Eso no existe. De manera que lo que decidimos lo hacemos por motivos políticos. ¡Es un error! Todos sabemos, por ejemplo, que el presidente de la república y su familia son católicos, que tienen una posición y lo han dicho. No es que yo esté aquí descubriendo el agua tibia. Ellos han dicho que tienen una religión y están defendiendo sus principios. Ellos tendrían derecho a defenderlos en una forma privada. Pero como presidente de la república, Felipe Calderón no puede defender una posición religiosa argumentando a favor, en este caso, de que esas leyes, que se les han llamado antiaborto, se aprueben. En México y en todo el mundo, laicidad quiere decir respeto a todo tipo de creencias. Por supuesto, también a los ateos; debería también de haber respeto hacia ellos. Y eso está violando los derechos de quienes tienen otras formas de pensamiento. Creo que no se está actuando de una manera correcta en un país laico, y sobre todo, el asunto se trata en la Corte sin tomar en cuenta, no digo que todos, pero sí algunos de los ministros, el avance de la ciencia o el avance de la bioética, o un punto de vista científico-filosófico.

Sección:Portada, Reporteros Etiquetas:   , , ,
  • http://pulse.yahoo.com/_UQ5REJZHGQ73QNRJNNYC2GKWDQ José antonio Sánchez salgado

    Los señores y señoras pro aborto son quienes están retrocediendo, pues impiden la libertad de las mismas mujeres que requieren de atención médica de una manera íntegra, pues sus bebes son parte de su amor y de su responsabilidad, humana, femenina y materna, no de su cuerpo (pues científicamente está probado, que ese bebe tiene células, de carne y sangre del varón y de carne y sangre de la mujer, desde su concepción, no solo de carne y sangre de la mujer, como sucede con el corazón o con el hígado, Etc.), y con una ayuda psicológica podemos superar los momentos difíciles de solucionar. La psicología (el estudio del alma humana) es una parte importantísima de la ciencia en los seres humanos, que no se debe olvidar, pues si no se atiende a los problemas y enfermedades psicológicas, se pueden convertir en problemas mucho más graves que los que se pasan en el momento, eso es evidente con cualquier ser humano; además, la mujer tiene derecho a decidir y los bebes también tienen derecho a la vida y a gozar de la felicidad y de la atención amorosa, tanto de su madre como de su padre, así como del amor y la amistad de los demás seres humanos, no solo la mujer tiene derechos, sino también el bebe, por muy pequeño que esté. Además, laico es igual a del pueblo, del griego laos=pueblo, y laico=del pueblo, no laico=sin religión o sin Fe, como mentirosamente dicen quienes pretenden manipular al pueblo, sin prevenir su destrucción; que estudien mas ciencias estas personas materialistas (porque no es lo mismo cintífico que materialista), que protestan a favor de la matanza de bebes y a favor del engaño de las mujeres con momentos difíciles de su vida, porque eso es en verdad la lucha en favor del aborto, una lucha en favor de un asesinato y de un engaño, de Satanás, del diablo. Tampoco hay que olvidar que, aunque a lo(a)s señore(a)s egoístas e interesado(a)s en el poder y el dinero, y a sus seguidores no les parezca, la parte espiritual es muy importante porque el espíritu es el principio de la felicidad, del amor, de la libertad de la justicia, de la paz, Etc., de cualquier ser humano; pues un animal: un perro o un gato, o un ciervo, o un tigre, Etc., puede disfrutar de alegría, pero no puede gozar de felicidad, puede disfrutar de cariño, pero no puede gozar de amor, puede disfrutar de autonomía, pero no puede gozar de libertad, puede disfrutar de lo necesario para vivir, pero no puede gozar de justicia, puede disfrutar de tranquilidad, pero no puede gozar de paz, Etc. En cambio, el ser humano, además de que disfruta de aquello que disfrutan los animales, para llegar a su realización plena, necesita gozar de estas cosas, que en algún momento le van a costar trabajo o una cruz inclusive, pero que pasando el momento difícil, encontrará su realización en esos gozos que Dios da a quienes buscan el bien y la felicidad de toda la humanidad, no la satisfacción de algunos sobre la destrucción de otros, ni la simple satisfacción. Es muy importante que esto(a)s señore(a)s abortistas reconozcan que nadie tiene derechos a costa de la destrucción de otros, los derechos de una persona terminan donde comienza la destrucción de otra; los derechos de la mujer y del varón terminan donde comienza la destrucción y sobre todo la matanza de su hijo, inclusive dentro del vientre de la madre desde la concepción; si la vida de las tortugas, se protege de la destrucción, desde los huevos, pues científicamente ya hay vida animal en esas células, la vida del ser humano se debe proteger de la destrucción, desde la concepción, pues científicamente ya hay vida humana en esas células. Los derechos de los gobiernos también, terminan donde comienzan a destruir a otros, como sucede con el Gobierno del DF, no tiene derecho a exigir a los hospitales de la ciudad de México y de todo el DF, y menos a los del país, a que realicen abortos, y si lo hace, los hospitales deben denunciar esa imposición sanguinaria e injusta, que se realiza contra los bebes y contra las mismas mujeres a quienes se les practican el aborto. El país es libre y no depende de lo que sanguinaria y egoístamente el gobierno dicte, e inclusive las mismas instituciones y empresas que existen en el DF no dependen de tales dictaduras gubernamentales; una ley dictada e injusta viene de un gobierno cerrado a la verdad y al parecer del laico=del pueblo,; en cambio una ley libre y justa se basa en la verdad y toma en cuenta el parecer del laico=del pueblo. “Amor y paz en Dios a todos.”.

    • Carmadcal

      Con estos comentarios mochos no me sorprende porque la iglesia junto con Televisa siguen estupidizando a muchos Mexicanos.

    • Rrosase

      Jose Antonio que bueno que mencionas que la satisfacción de unos no puede ser a costa de la destrucción de otros, porque justamente el egoísmo de unos (léase clero y oligarcas) es lo que está intentando destruir a la mitad de la población mexicana QUE SON LAS MUJERES, porque el fenómeno del aborto es solo un síntoma de un problema muy profundo y super añejo (de siglos) que es considerar a las mujeres como ciudadanos de segunda, como meras incubadoras, tú mismo lo estás haciendo al darle más valor a unas células en formación que a la vida de una mujer QUE YA VIVE Y EXISTE en este mundo. Si lo que dices fuera cierto, exígele al presidente espurio que detenga el asesinato de tanta gente por su estúpida guerra anti-narco, porque ya van más de 40,000, y esa cifra de personas QUE YA VIVIAN y EXISTIAN en este mundo no te aterroriza para nada… PIENSA!!!!!

  • karina

    Para que traer niños a sufrir a este mundo si no estamos comprometidos a ser buenos padres,es facil tenerlos, pero mantenerlos, educarlos, darles cariño,etc??bebes que sufren enfermedades por falta de dinero de sus padres,muchos del maltrato, que pasan hambrunas,que los tiran a la basura,que tienen una vida con carencias,etc,etc,para que traerlos al mundo solo a sufrir?es verdad que el ser padres se aprende con el tiempo pero eso no nos asegura que todos lo aprendamos asi..cada quien sabe cuando quiere o no trener un hijo y entonces porque meterse en la vida de los demas si estamos en un Mexico “libre”…PUES porque no somos completamente libres de poder decidir por nosotros mismos..

  • InGen

    Hay que EDUCAR a la gente para que se responsabilice de su vida sexual.

    • Rrosase

      concuerdo contigo, y educar no es lo mismo que coartar ni prohibir

  • http://pulse.yahoo.com/_GEGF227MDIWS6FGZYH6234GSPU Maricela

    La mujer que por circunstancias difíciles decide abortar, tiene claro que no puede cumplir (como lo establecen los derechos del niño y la niña) con la difícil tarea de educar, dar protección, amor y atención que merece un niño. Me parece aquí que la iglesia debería concretarse a lo suyo, a lo espiritual y dejar de entrometerse en las decisiones de las mujeres;(curiosamente el más del 80% de quienes abortan son católicas) ya que lo que se busca es que si van a abortar lo hagan en condiciones higiénicas y de atención y que no pongan en riesgo sus vidas. Se está protegiendo a la mujer de escasos recursos que no tiene para pagar un médico (como cientos de personas de mediana o alta clase social lo hace sin ningún problema) que le asista. Dejémonos de hipocresías y apoyemos el derecho a decidir de las mujeres.
    Maricela

  • Mauricio

    El aborto destruye a dos: al no nacido y a la madre; ¿no han escuchado del sindrome post-aborto? ¿dónde quedan aquellos que según la apoyan para “decidir” y luego…el síndrome post-aborto que? Efectivamente falta una educación pero una educación que no vea al hombre a la mujer como objetos de placer, pues el amor incluye cuatro aspectos: el físico, el afectivo, el espíritu y sobre-natural, y educar en ese amor integral, no solo en el físico. El pequeño bebé contiene 46 cromosomas a diferencia de otras especies de animales y vegetales, en sus cromosomas posee su propio patrimonio genético, diferente al del padre y al de la madre; al cabo de doce horas de haber terminado la fecundación, el embrión está emitiendo ya sus propios genes. Además en la Convención sobre los derechos de los niños en el Art. 6 dice: “Los Estados partes reconocen que todo niño tiene el derecho intríseco a la vida”. Esto no coarta la libertad de la mujer, pero toda libertad conlleva una responsabilidad, no hay libertad sin responsabilidad. Lo que se necesita es apoyar con políticas públicas a la mujer embarazada, a que no se le discrimine en su trabajo por estar embarazada, a mejores condiciones laborales como un horario flexible para atender a sus hijos, que no se le rebaje el sueldo por estar embarazada, a una mejor atención con calidad y calidez durante su embarazo, a respetar la decisión de que la mujer quiera un parto natural, etc.
    No es retrógrada el que un estado salvaguarde los derechos de los más débiles e indefensos, en este caso, los no nacidos, es su obligación como ente conformado por la sociedad velar por ellos.

    • Rrosase

      con todo respeto… no has escuchado del síndrome post-parto? y si pides que se respete su decisión de tener un parto natural, por qué no respetar su decisión de no tener un hijo? y sobre la convención de los derechos de los niños, habla de la vida, supervivencia y desarrollo del niño… pero no de un cigoto

  • Manuel Ramos-Kuri

    Con todo el respeto que me merece la Doctora Rosaura Ruiz, me parece que, quizá sin querer, pero nos insulta a los académicos que nos oponemos al aborto. Obviamente que no sostenemos que el embrión sea simple “vida”, ni mucho menos el otro extremo falso, que un esperma o un óvulo sean una persona humana (el que dijo eso por cierto fue Jorge Carpizo quien es paradigma del liberalismo en México). Lo que sí sostenemos muchos académicos es que el embrión es un individuo humano (que no persona) pero por lo mismo merece respeto y tiene ya derechos. El embrión comienza a moverse alrededor de la cuarta semana de vida lo cual es otro dato a favor de que ya es un ser humano. A la semana 12 ya tiene todos sus órganos (ha terminado la organogénesis) incluyendo cerebro, cuerpo, cara tronco, etc. Proteger al embrión es proteger a la madre también pues en base a la protección del embrión se deben hacer leyes que den apoyo económico y de salud a las mujeres embarazadas.
    Decía Carlos Castillo Peraza: si comprendemos la “tortugueidad” de un huevo de tortuga y la protegemos, ¿por qué no comprendemos la humanidad de un cigoto y de un embrión humano?. M en C Manuel Ramos Kuri, Centro de Investigación Social Avanzada, División de Bioética.

    • Rrosase

      Mtro. Ramos, con todo respeto si comparamos a una tortuga con una mujer podría argumentar que la tortuga es una especie en peligro de extinción, mientras que de niños abandonados están llenos los orfanatos, de su vida NADIE se acuerda, pero siguen coartando el derecho de las mujeres para elegir si continuan o interrumpen su embarazo… es su vida, ellas deciden.

  • http://www.facebook.com/Mr.MojoFilter Monet Rock

    Hay quien dice que no se aborte a menos que ocurra una violación, entonces debemos procrear una generación entera de hijos del sábado por la noche? para qué? para dar una lección a los padres pubertos? o para hacer un niño/adolescente/adulto que nadie quiso solo por ser lo moralmente correcto.

    Que decidan las damas, yo, sólo soy un hombre para opinar.