Lemercier y el psicoanálisis en el monasterio de Santa María de la Resurrección

Sección:Eve Gil Fecha:24 septiembre, 2011
A+   A-


Fernando M. González/Autor de Crisis de fe

Por Eve Gil

Fernando M. González (Jalisco, 1947), doctor en psicología de las instituciones por la Universidad de París e investigador titular del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, se caracteriza por fusionar en sus ensayos dos campos de estudio que parecieran irreconciliables: el psicoanálisis y la religión.

Su más reciente libro, Crisis de fe. Psicoanálisis en el monasterio de Santa María de la Resurrección, 1961-1968 (Tusquets, 2011) es particularmente incisivo en ese aspecto ya que aborda, en forma específica, un episodio que alió y confrontó, a un tiempo, Iglesia y Razón, del mismo modo que enfrentó a diferentes corrientes psicoanalíticas que pretendieron acarrear agua a sus molinos, y originó el cierre del monasterio de Santa María en Cuernavaca, a cargo de un peculiar personaje en torno al cual gira este estudio: el sacerdote belga Gregorio Lemercier.

Orígenes

El también autor de la más completa biografía —o radiografía— del padre Marcial Maciel publicada hasta la fecha, Marcial Maciel. Los Legionarios de Cristo: testimonios y documentos inéditos, nos explica de dónde surge su interés por emprender un estudio psico-histórico de la Iglesia católica en México.

“Estudié —dice el doctor González— desde la primaria con jesuitas, en Guadalajara, y para mí la gente de la Compañía de Jesús fue muy importante para mi formación. Me tocó cruzarme con una organización católica de ultraderecha que se llama los Tecos, fundada en 1934, que habían atacado a mano armada la universidad de los jesuitas. Empecé a oír ecos de esos ataques en los años sesenta, hasta que me di cuenta de que era una organización supuestamente secreta, pero pública también porque muchos de los miembros eran conocidos, y que era una organización violenta, y ahí me empecé a interesar por la relación entre los jesuitas, el arzobispado de Guadalajara y los Tecos, que era un grupo católico de ultraderecha.”

“Siguiendo la investigación sobre los Tecos y por circunstancias totalmente curiosas —continúa— cayó en mis manos el archivo secreto vaticano del caso Maciel, no para publicarlo sino para consultarlo. Luego me doy cuenta de que Maciel se entrevistó con Gregorio Lemercier, fundador del monasterio de Santa María de la Resurrección y de cuyo caso, por cierto, hizo un seguimiento muy cuidadoso la revista Siempre! Luis Suárez fue quien llevó el caso de Lemercier a esta revista y luego publicó un libro al respecto, lo mismo que el intelectual Iván Illich. De Siempre! tomé una foto que aparece en el libro. Fue la publicación que mayor interés mostró por el caso del monasterio de Santa María.”

El más reciente libro del doctor González, Crisis de fe, realiza un recuento de los tres conventos donde se introdujo la práctica psicoanalítica, aunque se centra en el ojo del huracán que fue el de Santa María en Cuernavaca, dirigido por el enigmático sacerdote belga Gregorio Lemercier.

La experiencia del psicoanálisis, propiamente dicha, señala el autor, se sitúa hacia 1958-59 con algunos frommianos, a quienes Lemercier manda a dos o tres de sus monjes a psicoanalizarse, no le resulta la experiencia, y después trae a las gentes de psicoanálisis de grupo que vienen de la Asociación Psicoanalítica Mexicana, alrededor de junio del 61.

¿Por  qué Lemercier introdujo el psicoanálisis en el monasterio?

“Cuando él empieza a ver hacia el 58-59 que algunos de sus monjes tenían problemas de tipo psicológico, los envió con los frommianos suponiendo que éstos eran ateos, pero no le resulta, y él mismo tiene una alucinación en el 61, y piensa que es una aparición, un llamado de Dios. Pero al otro día, su mínima cultura psicoanalítica le hace albergar la idea de que podría estar loco. No es un monje tradicional que confunde aparición con alucinación, y va a consultar a un psicoanalista mexicano recién llegado de Argentina y durante el tratamiento descubre que tiene cáncer en el ojo izquierdo.”

Psicoanálisis grupal

En Crisis de fe, González realiza una analogía entre el conflicto desatado a raíz del psicoanálisis grupal de los monjes y un caso de posesión satánica ocurrida en un convento de monjas en Francia en el siglo XVII, cuando se cree firmemente en la existencia del demonio.

“En este caso —dice— se da también un quiebre de la representación, pues ya no sólo es el demonio y el clero, sino que se involucran médicos, legos y políticos, y se empieza a dar una guerra de interpretaciones de qué es lo que realmente está sucediendo allí. Hablo de cómo la madre Juana de los Angeles, la abadesa del convento, es poseída por siete demonios, mientras que sus subordinadas son poseídas por menos, dependiendo sus jerarquías. Entre todas logran que el primer exorcista sea quemado por la Santa Inquisición y que al segundo se le quede el diablo adentro. Lo que me interesaba era cómo estamos todavía en un tiempo en que la posesión es algo creíble, aunque con fisuras, incluso el novelista Mauricio González de la Garza narra la experiencia de Lemercier como una auténtica posesión diabólica en su novela El padre prior (1971)”.

www.trenzamocha.blogspot.com

Sección:Eve Gil Etiquetas:   , ,