El crimen organizado se nutre de la corrupción gubernamental

Sección:Contexto, Expedientes Fecha:10 septiembre, 2011
A+   A-


El vínculo es estrecho

Por Genaro David Góngora Pimentel

En la actualidad, es común escuchar todos los días de la delincuencia o crimen organizado por medio de las noticias o encontrarnos viviendo en los estados y zonas de peligro donde se realiza su actividad y con ello sufrir las consecuencias de la guerra contra el narcotráfico. Pero, cómo podemos definirla.

El artículo 2 de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada vigente, la define como una organización de hecho de tres personas o más, para cometer delitos (terrorismo, trafico de armas o indocumentados, secuestro, blanqueo de dinero, trata de personas, etc.) en forma permanente o reiterada.

La delincuencia organizada es un fenómeno delictivo en el que la criminalidad improvisada se moderniza y perfecciona en cuanto a su estructura y forma de operación, para mostrar mayor eficacia frente a los medios de control estatal, en los diversos órdenes (federales, locales y municipales); así, algunos individuos y grupos dedicados al crimen evolucionan en cuanto a la eficacia para cometer delitos, que en general resultan ser de fuerte repercusión social, ya sea en términos de la violencia con que se ejecutan, por las pérdidas económicas que conllevan al Estado o por cualquier otra característica que genere inseguridad en el ánimo de la sociedad.

Esto es, pasan de ser una delincuencia improvisada, constituida esencialmente por una pandilla callejera encaminada a cometer actos que representan la obtención de beneficios de manera inmediata, a convertirse en verdaderas bandas delictivas con estructura y objetivos bien planificados, la que pueda transformarse al grado de operar a escala nacional e internacional, sobre la base de amplias conexiones criminales, con capacidad novedosa de retar a la autoridad.

Lo que es característico del crimen organizado es su capacidad para protegerse frente a quienes reten el desempeño de sus actividades delictivas, ya sea desde grupos criminales antagónicos o de autoridades encargadas de su persecución.

Le resulta más rentable hacer pagos a los cuerpos policiacos para evitar ser detenidos; contar con información sobre operativos o investigaciones que se estén realizando en contra del grupo e incluso obtener una sentencia favorable de los jueces, además de comprar a las autoridades carcelarias para seguir realizando su actividad delictiva desde el lugar donde se encuentran internos.

Por ello, el vínculo entre la corrupción y la delincuencia organizada es estrecho.

Y no sólo eso, en algunos casos la corrupción gubernamental que protege a grupos del crimen organizado, ha permitido la formación de bandas con ilimitado poder de acción, llegando al extremo la protección pública.

Ahora bien, hablamos de la corrupción estatal, pero de qué forma se da. La corrupción del sector público ocurre de diversas formas, ello en razón de los momentos o nexos entre el servidor público y la delincuencia organizada; de esa forma, trataremos de establecer los momentos o etapas de corrupción que existen.

Soborno o cohecho. Consiste en ofrecer cualquier tipo de beneficio, a cambio de la realización de una actividad ilícita.

Nómina. Esta se refiere a los actos de soborno continuos y reiterados, es decir, el servidor público corrupto se encuentra en nómina del grupo criminal

Infiltración en oficinas gubernamentales de baja categoría. Se refiere a la postulación de vacantes o compra de puestos por medio de soborno y chantaje.

Penetración en el Estado. Es aquella en que el crimen organizado alcanza a colocar a algún servidor público corrupto que se encuentra en nómina o incluso a alguno de sus agremiados en un sector privilegiado de la administración pública.

Invasión política. Una de las vertientes de este esquema de corrupción es cuando los grupos de delincuencia organizada logra incidir en campañas políticas.

En México, una de las principales muestras de la delincuencia organizada es el narcotráfico, el cual en un principio operaba bajo una estructura tipo piramidal, en la que la mayoría de los casos los integrantes eran familiares o conocidos de una determinada región (hermanos, tíos, primos, compadres, amigos, cuñados, etc.), lo que al principio permitía tener un mejor control del grupo.

Podemos advertir que la delincuencia organizada no se ha quedado estática en cuanto a su forma de operar, pues ha saltado de la organización flexible o errática a la de tipo empresa, ello debido a los constantes embates de la autoridad.

Actualmente, en muchas partes del mundo y en nuestro país, el mal gobierno, los conflictos civiles y la facilidad de adquisición de armas ligeras, así como las actividades delictivas que se producen en esos Estados débiles, afectan la seguridad del conjunto de la comunidad internacional.

Sección:Contexto, Expedientes Etiquetas: