Atrapan un monstruoso cocodrilo

Sección:Ciencia y salud, Portada Fecha:7 septiembre, 2011
A+   A-


Alan Wallstonecraft/AkashiNEWS

Un monstruoso cocodrilo de agua salada, de 6,4 metros de largo y más de una tonelada de peso, sospechoso de haber atacado y devorado a varias personas, fue capturado por aldeanos y cazadores expertos, el sábado 3 de septiembre, en un arroyo del poblado de Barangay Nueva Era, en Bunawan, provincia de Agusán del Sur, Filipinas.

El enorme animal, un macho que fue perseguido durante tres semanas, podría

ser exhibido como la mayor atracción en un parque de ecoturismo.

El alcalde Edwin Cox Elorde, que proporcionó la fotografía en la cual aparece mostrando el enorme tamaño del animal, indicó que podría tratarse del mayor reptil marino capturado vivo en los últimos años (el más grande del que se tiene noticia, de esta misma especie, Crocodylus porosus, medía 8,5 metros de longitud, pesaba 1.700 kilos de peso, y fue atrapado en Queensland, Australia, en 1957).

Según el relato de Cox el cocodrilo fue visto por los aldeanos cuando mataba a un carabao (búfalo de río, B. b. carabanensis) y se le responsabiliza de haberse comido a un pescador. Edwin Lucero, que desapareció desde julio en el río Tuba en la cercana comunidad de Palawan.

El animal eludió durante varios días la vigilancia y las trampas de los lugareños, las cuales llegó a destruir, pero finalmente fue atrapado en una de cables de acero.

Tuvieron que participar unas cien personas para arrastrar al cocodrilo desde el sitio de su captura hasta un camión, al que fue subido utilizando una grúa, que lo transportó hasta un estanque de la aldea de Consuelo, en el mismo municipio de Bunawan, a unos 830 kilómetros al sureste de Manila, donde se tiene la intención de construir un parque de ecoturismo.

Algunos lugareños creen que “Lolong”, como le han llamado al gigante, es el mismo animal que el 7 de marzo de 2009 decapitó a una niña de diez años, en el río Mihaba, en Agusán. De todas formas, se anda ya a la caza de un segundo ejemplar, aún más grande, que se ha reportado que fue visto tras la captura de este ejemplar.

Según el blog Mundo Reptil, estas son las características de la especie Crocodylus porosus.

CARACTERÍSTICAS

Los machos pesan entre 600 y 1.300 kg, y miden entre un promedio de 4,1 y 6 metros de longitud (excepcionalmente algunos machos adultos pueden llegar a medir hasta 7 metros y pesar 1.500 kg. Las hembras son mucho más pequeñas que los machos, entre 2,1 y 3,5 metros de longitud. La media de tamaño para ambos sexos es de 550 kg. Actualmente el Libro Guinness de Récords Mundiales ha aceptado los argumentos de quienes sostienen haber visto un cocodrilo de agua salada macho de 7,5 metros, con un peso estimado de 2.000 kilogramos. Este animal viviría en el interior del Parque Nacional de Bhitarkanika, en el estado de Orissa, India. Un cocodrilo marino puede mostrarse excepcionalmente ágil en el agua, ya que puede nadar a velocidades que alcanzan los 43 km/h y avanzar 4 metros con un solo impulso de la cola. También son bastante rápidos en tierra, en carreras cortas. Es el cocodrilo que se adentra con mayor frecuencia en el mar y en varias ocasiones se le ha visto nadar muy lejos de la tierra firme. Una membrana protectora translúcida le protege los ojos durante la inmersión, lo que le permite ver perfectamente bajo el agua. Acostumbra a tragar piedras para controlar mejor su flotabilidad.

DISTRIBUCIÓN

Vive en los ríos, lagos, pantanos y estuarios del este de la India, Sri Lanka, Bangladesh, sur de Indochina, Malasia, Filipinas, Indonesia, Nueva Guinea y norte de Australia, preferentemente en zonas cercanas a la costa. Se trata de un gran nadador que se adentra frecuentemente en el mar para alimentarse o emigrar a otros lugares, llegando a ser visto en aguas de las Islas Salomón o incluso en la Polinesia Francesa. Su hábitat preferido son los pantanos, donde se esconde y ataca a presas que pueden ser varias veces más grandes que él. Los ríos australianos donde habita suelen denominarse “ríos de Alligator”, a pesar de que este animal no está estrechamente emparentado con el aligator americano (Alligator mississippiensis).

ALIMENTACIÓN Y COMPORTAMIENTO

Crocodylus porosus.

En tierra (donde suele pasar la estación húmeda) se comporta como un carnívoro oportunista que captura sus presas cuando se aproximan al agua para beber, a veces del tamaño de un búfalo de agua. Entonces, el cocodrilo las engancha por sorpresa con sus potentes mandíbulas (capaces de romperle una pata o aplastar el cráneo incluso a un bóvido de gran tamaño), las arrastra y ahoga en el agua, comiéndoselas luego. Si no consigue cazar puede también alimentarse de carroña. El cocodrilo marino tiene la mordida más poderosa del reino animal. En el año 2004 se realizó una medición de su fuerza de mordida con un ejemplar de 4,5 metros, y el resultado fue que al cerrarse sus mandíbulas, provistas de 66 dientes, ejercía una presión de 1770 kg, la mordida más poderosa que se haya medido hasta la fecha, esto quiere decir que su mordida casi supera la fuerza mandibular de un Tyrannosaurus rex. Cuando atrapa alguna presa usa distintas formas de matarla según el tamaño de ésta: si es más pequeña que él la sacude contra el agua y le rompe el cuello; si la presa es más grande, da un giro para ahogarla y matarla al tiempo que le arranca pedazos, ya que los dientes de los cocodrilos no están hechos para cortar sino para sujetar y aguantar. La mandíbula se cierra muy rápidamente frente al menor peso que se apoye sobre ésta. El cocodrilo marino tiene la capacidad de mantenerse hasta 2 horas bajo el agua. Para que esto sea posible ralentiza su metabolismo y modifica el ritmo de su corazón; bajo el agua el corazón de este animal puede dirigir la sangre casi exclusivamente al centro vital que es el cerebro.

REPRODUCCIÓN

En la época de reproducción, tras el apareamiento la hembra pone hasta 90 huevos que oculta la tierra (según la temperatura nacen macho o hembra). Luego la hembra los transporta en una cavidad en su boca, sin lastimarlos con sus dientes, hacia la seguridad del agua.

DEPREDADORES NATURALES

Los cocodrilos marinos pueden ser atacados por tigres o por otros cocodrilos en su edad joven, aunque al alcanzar su tamaño adulto no posee depredadores naturales.

RELACIÓN CON EL HOMBRE

Ataques a humanos

Esta especie mata varias personas cada año. Es famosa la gran matanza de 1945 ocurrida en la Isla Ramree (Birmania), en la que los cocodrilos marinos mataron y devoraron a casi 1.000 soldados de ocupación japoneses en una sola noche, cuando atravesaban una zona pantanosa para escapar de las tropas británicas.

Protección de la especie

Steve Irwin fue conocido por todo el mundo por haber capturado más cocodrilos marinos que cualquier otro herpetólogo. Fundó en el Zoológico de Queensland (Australia), el cocodriliseo en honor a su animal favorito.

La fotografía que a continuación se muestra, es de un cocodrilo de esta especie, de unos siete metros de largo, muerto en la isla de Saipán (la mayor de las Marianas del Norte), en 1943, durante la segunda guerra mundial.

En otra región del mundo también existen cocodrilos gigantes. Un reporte publicado en la revista semanal de la República del Congo La Semaine Africaine, del 17 de julio de 2003, dio cuenta que en la madrugada del 6 de julio, en el puerto de Pointe Noire, se escuchó una terrible balacera de fusiles automáticos. Era la policía que acribillaba a un cocodrilo del Nilo, de más de cinco metros de largo y 850 kilos de peso, que llegó hasta la playa, en repetidos embates, en busca de humanos, hasta que fue abatido por los agentes. El animal fue colocado en el contenedor de un hotel en donde se le tomaron las fotografías que aquí se presentan. El alcalde, Roland Bouiti-Viaudo, tuvo que intervenir para que se preservara al monstruo disecado, en bien de la ciencia.

Estas mismas imágenes fueron posteadas en la Internet en 2005, pero con información falsa,. que señalaba que al animal, de unos 50 años de edad, había aparecido muerto tras  el golpe del Huracán Katrina en Nueva Orleáns, Estados Unidos.

Fotos: La Semaine Africaine/Edwin Cox/Internet.

Sección:Ciencia y salud, Portada Etiquetas: