Editorial: Candidaturas independientes: ¿democracia o autoritarismo?

Sección:Editorial, Opinión, Portada Fecha:24 abril, 2011
A+   A-


Beatriz Pagés

En el Senado de la República comenzarán a discutirse varias modificaciones constitucionales sobre derechos ciudadanos. La que más expectación provocará será, sin duda, la reforma sobre candidaturas independientes.

Una figura, mitificada por unos y satanizada por otros. Polémica y hasta increíble de que pueda ser aplicada en un país con una cultura política eminentemente autoritaria.

Su aplicación no es fácil, menos cuando se trata de una candidatura a la Presidencia. Tan es así que en países con una legislación avanzada en la materia, el experimento no ha ido más allá de elegir a diputados o alcaldes ciudadanos.

Por ello, los senadores tendrán que preguntarse: ¿a quién conviene las candidaturas independientes? ¿Al ciudadano, al gobierno o a los partidos? ¿Y qué se ganará con este tipo de candidaturas: más democracia, menos corrupción y más confianza en las instituciones electorales?

Defender y promover las candidaturas ciudadanas en México se ha vuelto no sólo una moda sino un sinónimo de lo “democráticamente correcto”, y la razón es simple: ya nadie cree en los partidos políticos, ni siquiera el Presidente de la República.
Felipe Calderón —perteneciente a una de las familias panistas más ortodoxas— advirtió a su gabinete y a la militancia de su partido que Acción Nacional podría optar en el 2012 por un candidato externo.

El titular del Ejecutivo federal propuso en enero de 2010 una reforma política que busca quitar a los partidos el monopolio de las candidaturas, promover la participación ciudadana a través de la iniciativa popular, la reelección de alcaldes y legisladores, más la segunda vuelta electoral.

Las candidaturas ciudadanas forman parte, entonces, del proyecto presidencial. El PAN y el PRD siempre han estado de acuerdo con ese tipo de figuras. No así el PRI, que ahora, para no verse como un partido autoritario, se sentirá obligado a acatar lo que hoy es considerado “democráticamente correcto”.

Independientemente de que se pueda estar a favor o en contra de esa figura, ésta tiene, en el actual contexto, un claro trasfondo político-electoral.

Se trata de construir —en el marco de la sucesión presidencial— un misil contra el PRI. El objetivo es quitarle votos al único partido que tiene candidatos fuertes para el 2012, a través de una candidatura ciudadana popularmente muy atractiva que al final del día sería patrocinada desde el gobierno y terminaría haciéndose panista.

El reto, sin embargo, es interesante. La aprobación de las candidaturas independientes se convertiría en una presión para que los partidos se abran a la sociedad e intenten recuperar la credibilidad y prestigio que han perdido.

Falta saber cómo serán reglamentadas esas candidaturas. ¿Cómo se avalarán? ¿Cómo se financiarán? ¿De qué manera rendirán cuentas? ¿Cómo será su acceso a los medios de comunicación? ¿Bajo qué condiciones de equidad contenderían?

Y hay otro punto más. Para algunos especialistas, este tipo de reformas contribuyen a deteriorar aún más a los partidos, al sistema representativo en general y por ende a los congresos. Lo que llevaría al debilitamiento del Poder Legislativo como instrumento de control del Ejecutivo.

Si no conociéramos la bilis calderoniana; harto, el Presidente, de los diputados y senadores, enemigo acerbo del PRI, cansado de su mismo partido que no sirve ni para darle un buen sucesor, pensaríamos que busca darle más poder al ciudadano, por tratarse de un verdadero demócrata.

Pero como son conocidas de sobra sus obsesiones, queda la duda si la construcción de las candidaturas independientes no tiene un trasfondo más bien autoritario: concentrar el poder de la República en un solo hombre.

Sección:Editorial, Opinión, Portada Etiquetas:  
  • Gustavo Jimén

    Estudiando el derecho electoral desde España, me he reencontrado con la lectura de Siempre! y me ha sido muy grato tenerlo al alcance. Saludos cordiales

  • REALISTA

    Las candidaturas ciudadanas son la mejor opcion debido a que por ser los partidos indispensables para alcanzar un cargo publico es tener que pasar el filtro de la corrupcion del interior de un partido y sabemos que alunos en la simulacion de encuestas internas y/o dedaso impiden que gente mas capaz llegue al cargo algunos gobernadores ponen a sus mantes de alcaldes verdad fidelin o a sus hijos adoptivos de gobernadores y de ese modo gente con capital de arraigo social en una comunidad puede hacer mucho mas por un municipio estado o legislacion que solo los consentidos del poder y evitar que tanta gente llegue sin tener siquiera derecho criticas de que el dinero de dionde saldra y esas cosas seran esgrimidas por paretidos que la transparencia no es la virtud mejor usada gracias

  • Eduardo Rodriguez So

    Este escrito inteligente y audaz, escrito por Beatriz Pagés, me abre los ojos, y me aclara muchas cosas… Yo estoy viendo los toros desde la barrera, y no desde el redondel, como la mayoría… Viviendo fuera del país querido, se ven las cosas de otra manera… Pero gracias al conocimiento y a la buena escritura de una periodista, como Beatriz Pagés, la perspectiva cambia… Pero es una lástima que en un país tan poblado, como el nuestro, muy pocos leen y entienden razonamientos… Antiguamente, un escrito causaba hasta sismos… Una novela, un poema, podía cambiar la vida de una comunidad… Pero, con todo, hay que agradecerle a BP sus reflexiones y pensamientos…

  • Francisco Loreto

    Estupendo artículo de Beatriz Pagés, en verdad que no se está atacando a ningún partido en

    particular, lo que se lograría es ir forzando a los partidos a ser más congruentes con los postulados de una democracia verdadera, en donde se tomen en cuenta los puntos de vista de

    los electores, y además hubiera mayor apertura ciudadana, enhorabuena para Pagés.

  • Joel Antonio Estamat

    Hoy mas que nunca son necesarias las Candidaturas Independientes, son la posibilidad real de que la sociedad tome el rumbo de la politica. Los partidos politicos han acabado por aniquilarse asi mismos con su desmedida ambicion y han llevado a nuestro pais al borde de estallidos sociales que ya estamos viendo por doquier, el desempleo,la inseguridad,son el pan de cada dia por todo Mexico y en cambio , los unicos que tienen dinero y poder a manos llenas, son precisamante los partidos politicos, por esto y por mucho mas urgen pues las Candidaturas Independientes.

    Por un gobierno sin mentiras, que pregone con el ejemplo.