Angélica Castañeda/SobrecargoLiquidaciones: “es esto o nada”

Sección:Reporteros Fecha:24 marzo, 2011
A+   A-


Moisés Castillo

A medio año de estar desempleada, la sobrecargo Angélica Castañeda, de Click Mexicana, se siente frustrada y enojada,porque las largas y agotadoras negociaciones con PC Capital no tuvieron efectos positivos.Mientras pasan los días, sus deudas corren y parecieran no tener fin. Angélica debe tres mensualidades de su auto, dos pagos de su casa ubicada en Huehuetoca, la colegiatura de su hija que cursa la primaria y los intereses de las tarjetas de crédito siguen exprimiendo sus pocos pesos.La desesperación que invade su mente la maneja con humor. Su esposo trabajaba en Luz y Fuerza del Centro y fue liquidado. Angélica dice entre risas que el secretario del Trabajo, Javier Lozano, tal vez odia a su familia y se pregunta: “qué le hemos hecho”. Será el azar o una mala coincidencia.“Vendí mi Stratus con mucho dolor. Era mi primer auto y se esfumó su valor sentimental. Con ese dinero, mi esposo puso un pequeño negocio de compra-venta de carros. Apenas sobrevivimos, estar con esta presión es horrible. A cada coche le gana dos mil o tres mil pesos y ese billete se tiene que estirar y estirar, es terrible”.Angélica culpa a las autoridades por la poca sensibilidad que han mostrado hacia la problemática que viven miles de trabajadores que se quedaron sin empleo. Revela que tenía un sueldo tabular promedio de 15 mil pesos, vales de despensa, seguro de gastos médicos mayores, seguro de vida, entre otras prestaciones.Sin embargo, su forma de vida ha cambiado drásticamente. Se acabaron las comidas en restaurantes e ir al cine. Ahora siente un poco de vergüenza estar lidiando y explicando a la gente que está desempleada y que no tiene dinero para pagar deudas.“Pides apoyo a las autoridades y no te escuchan. No saben los problemas de la gente. Tenemos que pedir créditos bancarios, inclusive pedirle prestado al familiar, es incómoda esta situación. Hay muchísimas mamás solteras, de qué viven, no me preguntes. Han tenido que poner con sus familiares algún puesto ambulante para comer. En Click muchas de ellas son muy jovencitas de entre 18 y 20 años”. De universitaria a sobrecargoAngélica siempre ha contado con el respaldo incondicional de su familia. Toda su vida estudió en escuelas privadas del Centro Escolar del Lago, por el rumbo de Cuautitlán Izcalli, Estado de México. Luego de cursar el kínder hasta la preparatoria en las aulas de corte religioso, la joven obtuvo una beca del Tec de Monterrey, pero tuvo que rechazarla por problemas económicos. Al poco tiempo, ingresó a la universidad en el Unitec de Atizapán, donde las colegiaturas eran menores.Angélica quiso estudiar arquitectura pero era muy caro pagar la carrera. Cuando se pasó al Unitec cursó mercadotecnia y por primera vez tuvo que trabajar a sus 20 años de edad como mesera en el Beer Factory de Mundo E. Por las mañanas estudiaba y en las tardes servía cervezas y botanas. Luego de siete meses se salió del restaurante y por un anuncio en el periódico se enteró de que Aerocaribe solicitaba sobrecargos.En 2002, Angélica ingresó a esta aerolínea independiente de Mexicana de Aviación, su vida literalmente estaba por las nubes. En ocho años de servicio, fue testigo de los cambios en la aerolínea, de los negocios y la caída con Grupo Posadas. Con la llegada de Gastón Azcárraga se llamaron Click Mexicana y operaron con este nombre en julio del 2005.“Pasan los años; se fueron haciendo acuerdos, Grupo Posadas quiere hacer una sola empresa y nos volvemos Click de Mexicana y en este último cambio de imagen aparece Link. Entonces, las tres empresas nos volvemos Mexicana de Aviación, pero somos empresas diferentes con razones sociales distintas”. ¿Cuándo percibes que Mexicana está en crisis?No es nuevo. Mexicana estaba volando con números rojos. Como Aerocaribe no teníamos problema de liquidez; nuestro contrato colectivo es menor al de Mexicana de Aviación, allá les pagaban mejor. En su momento cada empresa —Click y Link— se preguntó por qué nos involucran en problemas económicos y pensamos que fue un convenio de los sindicatos. Si se acaba Mexicana de Aviación nosotros nos quedamos sin dinero.¿Cómo se encuentran tus compañeros en esta lucha laboral?Después de seis meses hay mucha gente que no le interesa seguir, ya se hartó de esperar. Javier Lozano nos decía: “Es PC Capital o la quiebra”. Nosotros no vamos aceptar esa liquidación. El señor no ha hecho nada para fomentar el trabajo. Es frustrante ver a 8 mil trabajadores en la calle y más de 60 mil empleos indirectos afectados. Hay personas que se fueron a trabajar al extranjero. El enojo de los compañeros está subiendo, no tienen nada qué perder.Angélica pertenece a la Coalición de Trabajadores de Mexicana de Aviación que está integrada por pilotos, sobrecargos y personal de tierra de Link, Click y Mexicana. Crearon este grupo ante el poco respaldo del sindicato de sobrecargos que encabeza Lizette Clavel.“Los sindicatos no decían lo que estábamos pensando. Se supone que Lizette nos representa pero no es la mayoría. Los sindicatos y las autoridades nos impusieron un proyecto: es esto o nada. No estamos contra los sindicatos, ni de la empresa, estamos contra la forma en que nos quieren liquidar. Miente Lizette cuando dice que todo está resuelto. Los compañeros están muy molestos y mientras siga así la situación será caótica”.¿Tienes la esperanza de que Mexicana volará otra vez?Le hemos metido tanto tiempo a esto, mucho esfuerzo, dolores de cabeza, que yo creo que es el último jalón. Esperamos que te digan: sí o no. Si vuelven a reactivar a Mexicana y si le permiten a un inversionista desarrollar su proyecto ahí vamos a estar. Buscamos que beneficien a la mayor parte de los trabajadores. He escuchado a muchos que dicen que si quieren quebrar a Mexicana, que la quiebren ya, y nos quiten esta angustia de encima. Nosotros seguiremos hasta el final, para bien o para mal.

3014moisescastaneda
Sección:Reporteros Etiquetas: